La butxaca màgica

dimarts, de març 27, 2007

PRECISIÓN HISTÓRICA EN 300: de pelis, tebeos, historiadores y gigantes sodomitas (by Quimtuk)


No puedo evitarlo: pese a que adoro la fantasía, esa capacidad para tomar referentes reales y transformarlos en las bases de un nuevo universo, igualmente siento una indomable curiosidad por zambullirme en esos referentes reales (la cual cosa, según creo, es una buena señal). Por ejemplo: fue ver "Piratas del Caribe" (que gran película!) y leer algo de One Piece, y tener que leerme media wikipedia y otras tantas páginas (virtuales y reales) para averiguar la verdadera historia de la piratería, quienes formaban la Hermandad de los Hijos de los Botes, quién habitó la isla de Tortuga, quien fue El Olonés del que Roronoa Zoro toma su apellido, y cuál era la diferencia entre un pirata, un corsario, un filibustero y un bucanero.


Y con (la muy recomendable) 300, que relata uno de los capítulos más emocionantes de la historia clásica, y siendo yo aficionado al cómic en general y conocedor de la obra del célebre Frank Miller en particular, no podía ser menos. Así pues, buscando y leyendo me topé con el artículo que vengo a presentar al final de este comentario, un artículo escrito (y muy bien escrito) por el señor Ephraim Lyte, profesor de historia de la Universidad de Toronto, lo que viene a decir que sabe un poquito del tema este.


Baste decir que no estoy de acuerdo en la denostación que Lyte hace de la película, ya que la analiza desde el punto de vista de un historiador (es lo que tiene ser historiador), y parece ser que no le ha gustado mucho. Espero que como mínimo las palomitas le supiesen buenas porque no sé en Toronto, pero aquí no anda el precio del cine como para salir insatisfecho de la sala. Seguramente alguien debería de haberle advertido que lo que iba a ver era una historia "de cómic".


Y es que es eso precisamente lo que proporciona 300, al igual que ya se hizo con Sin City: un tebeo de Miller en movimiento, con todo lo que eso comporta, a saber, un estilo visual cuidado, tremendamente poderoso y sobretodo muy original, y una historia... "de comic". Y digo "de comic" como suelen emplear esta expresión los profanos, con todas las connotaciones que ello pueda comportar, buenas y malas. Me explico: mientras otros autores han intentado reivindicar el medio como algo más que puro entretenimiento, Miller se dedica a ofrecer entretenimiento de calidad. Eh! Es verdad, esto no es del todo cierto... Que los fans incondicionales de Miller no se me echen encima: dejando aparte su excelente y particular estilo gráfico (que admiro y envidio a partes iguales), si hablamos de sus historias, este autor ha revolucionado el mundo del cómic en muchos sentidos, y sus obras (como el espléndido "Batman: Dark Night Returns", donde se le da un nuevo enfoque al personaje del hombre murciélago, rodeándolo de un complejo universo moral y político... leedlo YA o moriréis de forma horrible y dolorosa) demostraron que se puede llegar a un nuevo nivel de cómic de calidad para adultos tras unos tiempos en que el cómic para adultos significaba irremediablemente pornografía. Pero si esto es cierto, igualmente cierto es que los cómics de Miller están plagados de buenos buenísimos y molones, antihéroes arquetípicos más molones si cabe, bellas féminas duras de pelar aún más arquetípicas si cabe, diálogos macarras y superguays, malos más malos que la tiña, seres que parecen mutantes salidos de una pesadilla, altas dosis de violencia exacerbada, y un largo etcétera aliñado con una prosa (supongo que intencionadamente) irreal, grandilocuente y a ratos sobre-épica hasta el absurdo, que parece explícitamente diseñada para impresionar a un adolescente en plena efervescencia hormonal. Es esto malo? En absoluto! Estos ingredientes pueden hacerte pasar uno de los mejores ratos de tu vida... si sabes a lo que vas.


Y supongo que el señor Lyte no tenia ni idea de a lo que iba cuando se sentó en la butaca del cine, y es por eso por lo que creo que su (comprensible desde su punto de vista de historiador) indignación está fuera de lugar. Miller en su novela gráfica, y por extensión en la película del mismo título, no pretende darnos una lección de historia, si no una versión "de cómic" de los hechos. Y eso es lo que nos encontramos cuando los valerosos espartanos miran hacia el mar y vemos una flota enemiga tan inmensa que nos hace pensar si no se habrá vaciado toda Persia. O cuando estos persas desembarcan y vemos que lo que Jerjes se ha traído para luchar no es un ejército si no un circo: con sus gigantescos monstruos forzudos, sus criaturas deformes, sus elefantes y sus rinocerontes, los fuegos de artificio... creo que hasta se divisan unos malabaristas ahí al fondo, y es que si el Rey de Reyes acepta entre sus filas al malformado Efialtes no creo que sea por la promesa de encontrar la manera de derrotar a los espartanos, si no por que ya tenía a los enanos y la mujer barbuda, pero le faltaba el jorobado.


Pero, en general, lo que hace Miller no es nada malo. Pongamos por ejemplo la película Troya, llena de incorrecciones históricas... por que se basaba en la Ilíada y la Odisea de Homero, obras de ficción escritas quinientos años más tarde que los hechos en que se basan, llenas de incorrecciones históricas, idealizaciones y fantasías... ¿o es que algún iluso se cree que se iban a pegar dos reinos durante nosecuantos años por un quítame allá esas pajas con la tal Helena, o que la gilipollez del caballo gigante pasó de verdad? Miller hace de nuestro Homero particular, e idealiza la historia, la transforma en un sueño contado por los vencedores. Y es que es bien sabido que la historia la cuentan los que ganan, y si no que se lo digan a los ingleses, que parecen no aburrirse nunca de pintar a los religiosos españoles como fanáticos sanguinarios cuando, durante la inquisición, en la pérfida Albión los protestantes quemaron a más "brujas" que nadie. El distorsionado filtro moral que Miller emplea en 300 coincide en gran mesura con los escritos del historiador Herodoto, contemporáneo a los hechos narrados, que plantea la contienda como el aguante de la civilización de las polis griegas contra el embiste de los bárbaros de oriente... la cual cosa es más falsa que el tamaño de los elefantes en 300, puesto que ni los persas eran unos bárbaros ni los griegos tan sumamente civilizados (y aún menos los cafres de los espartanos). Y todas las deformaciones que encontramos en la historia son similares a las que cometían los griegos en sus obras teatrales, donde los héroes eran seres perfectos que andaban semidesnudos como dioses, enfrentándose solos a centenares de enemigos y peligros, y los ejércitos adversarios eran pérfidos y merecían el peor de los fines.


Así pues, para mi la mayoría de las críticas están fuera de lugar, puesto que desde el primer momento uno sabe que lo que le van a contar es tan cierto como el cuento aquél de los irreductibles galos frente a los estúpidos romanos (que fíjate si eran tontos que mantuvieron durante siglos el imperio más grande y más avanzado de la civilización occidental), y que al final de lo que se trata es de divertirse. Aún así, encuentro que la crítica en general, si se aplica al cómic, acierta mucho en algunos puntos en los que (siempre bajo mi punto de vista) Miller no tiene demasiada excusa. Principalmente, si uno va a poner en boca de otros palabras e ideales inventados, debería asegurarse de que lo que está cometiendo es una falsedad, pero no una paradoja. Y es que, solo por citar un ejemplo, mientras que los espartanos de 300 luchan por la libertad, amenazada por el ejército de esclavos del ignominioso Jerjes, ¿sabía alguien que mientras que en Grecia la esclavitud era el pan de cada día, los empleados persas recibían puntualmente una paga por su trabajo, independientemente de sexo, edad, raza o condición? Y, en segundo lugar, está el tema de la polémica política... que si bien me parece una soberana estupidez que los iranís (a quienes por cierto ya les gustaría ser la mitad de civilizados de lo que eran los habitantes del magnífico imperio Persa) se molesten por una peli de ficción, la verdad es que plantear la cosa como los griegos-blanquitos-caucásicos del oeste amantes de la libertad contra los malosos bárbaros del este, negros, moros, homosexuales y deformes... vamos no se, mucha sensibilidad y corrección política no denota. Pero bueno, cierto es que el señor Miller podría haberse tatuado las caricaturas de Mahoma en el culo y salir a pasear en cueros por Teherán y tampoco lo ha hecho... Habrá que ver ahora lo que piensan los gays y las asociaciones de discapacitados del asunto, que en los últimos años estamos todos de un picajoso...


Tras todo esto solo me queda añadir que si tenéis la oportunidad veáis la película por vosotros mismos, que no será el peliculón del siglo pero un buen rato pasaréis seguro, y ya que estamos que si el dinerito os sobra (lástima que a mi no) os hagáis con la novela gráfica, pues dejando de lado toda polémica no cabe duda de que es una magnífica obra de arte. Y finalmente (por fin!) os dejo con el mencionado artículo, que si bien como he dicho es demasiado severo, no cabe duda de que es muy instructivo y lo que es más importante, divertido. He procurado traducirlo lo más fielmente posible (en serio, las coñas introducidas no son mías, el cachondo de Lytle escribe así), y me he esforzado en traducir todos los nombres a sus equivalentes castellanos, por si a alguien le entra la curiosidad y decide indagar más en el tema. Que lo disfrutéis!

3 Comments:

  • Uo, en el periodo venia la historia real, que no eran 300 que eran 7000 y que no luchaban contra 1 millon sino bastantes menos ( creo que era asi, stoy confuso con tanto numero en el curro xD ) pero que decir, a mi la pelicula me gustó, es ta muy bien, y ya sabia que no iba a ver la historia real, si no una historia bastante alterada por el señorito miller, jeje, que a pesar de meter trasgos, trolls, elefantes orifantados, y todo eso, me enkantó me hizo olvidar sucesos del dia por un buen rato y lo agradeci, me enkanta la peli, tanto que ya la tengo y su BSO tb xD

    el momento oraculo me hizo pensar que las piscinas sirven para algo mas que darse un chapuzón, tambien sirven para hacer escenas de cine fantasticas ^^

    besos wapisima

    By Anonymous zurk, at 12:48 a. m.  

  • A Quimtuk se le olvidó mencionar la afición por Stargate que debía tener algún o algunos miembros del equipo de producción.

    Jerjes = Drag Queen de 2m + Goaul'd



    Osu para mañana...

    By Blogger Artha, at 1:54 a. m.  

  • joder Quimtuk, como te enrollas colega, menudo tostón!

    By Anonymous Anònim, at 1:56 p. m.  

Publica un comentari a l'entrada

Links to this post:

Crear un enllaç

<< Home